Entérate De Lo Fácil Que Es Cultivar La Campanilla En Maceta

Te sorprenderá lo sencillo que es cultivar la campanilla en maceta. Esta planta, cuyo nombre científico es convolvulus, es meramente ornamental con una curiosa forma de trompeta. Es muy atractiva, las puedes ver en azul, roja, rosada y blanca. También denominada campanilla corregüela, de ellas existen unas 250 especies capaces de exhibir sus flores durante gran parte del año.

Esta planta, de origen italiano, supera las 1.500 especies aunque un poco más de 400 son reconocidas. Su crecimiento es acelerado y tiene la capacidad de trepar. Con sus colores y formas, puede formar una capa muy llamativa, indiferentemente de lo adverso que puede ser el lugar. Por esa razón, la campanilla simboliza la esperanza y la perseverancia, gracias esa capacidad de sobrevivir en lugares que se podrían calificar como inhóspitos.

Entérate de lo fácil que es cultivar la campanilla en maceta

La campanilla, que puede alcanzar hasta los seis metros de altura, no requiere de grandes esfuerzos para cultivarla en macetas. Esta planta, cuya flor parecida a un embudo puede ser apreciada casi todo el año, para su cultivo en maceta, solo se requiere enterrar la semilla en un sustrato especialmente preparado con dos partes de mantillo (abono) y una parte de tierra para plantas.

Como en la mayoría de las plantas que se cultivan especialmente en macetas, el buen drenaje es indispensable. La facilidad de reproducción de la Campanilla llega al punto de que se pueden tener brotes a partir de tallos seccionados que pueden producir nuevas raíces, o trozos de raíces. En relación con el riego, este debe ser frecuente cuando las temperaturas son altas, sin embargo, es menester evitar el exceso. Todo lo contrario con las bajas temperaturas. El aporte de agua debe limitarse a cuando la tierra está seca.

Agosto es el mejor mes para cultivar la campanilla en maceta. Se recomienda utilizar compost, (tres partes), sustrato fértil (una parte) y arena fresca. Las semillas, por sus diminutas dimensiones, deberán introducirse en el sustrato con ayuda de un lápiz o trozo de madera. Es aconsejable utilizar fungicida en el agua de riego y así evitar cualquier eventualidad con hongos.

La maceta o bandeja, se debe mantener a la sombra a una temperatura constante de 15°C, cubierta con una lámina de plástico hasta que las semillas hayan germinado (unos tres meses más tarde aproximadamente), momento en el que se procede a retirar el manto de plástico.

A partir de ese momento, la planta puede recibir un poco más de luz, aunque no de manera directa. Cuando las plantas alcancen un tamaño considerable será el momento de tomar la decisión de trasplantarlas o no, según usted desee. Aprende todo cuanto necesitas sobre el cultivo de Rosas

Trasplante al suelo

Las macetas con frecuencia pueden quedarles pequeñas a las raíces de la campanilla, por lo que es posible  que decidas trasplantarla a un espacio de mayor amplitud como el jardín.  Las condiciones del terreno deben ser similares a la de la maceta: suelo con buen drenaje -para evitar los charcos- y fertilizante. El abono se debe realizar con preferencia entre primavera y verano, y debe estar compuesto por; fósforo, potasio, hierro, manganeso, cobre, cinc, boro y molibdeno.

Poda de la campanilla

Luego de cultivar la campanilla en maceta, el mejor momento para realizar la poda es al comienzo de la primavera. Es conveniente que su altura esté entre los 5 a los 7 centímetros. La instrumentación con la que se va a realizar la poda debe estar desinfectada.  Esta no es una planta que se caracterice porque contraiga plagas. En caso de que sus hojas luzcan amarillas y marchitas es probable que necesiten mayor riego. Si por el contrario no florece el exceso de agua puede ser el causante, por lo que se aconseja extraer la planta de la maceta y cortar las raíces muertas.

Las especies de campanillas más comunes:

Isophylla

Esta planta, de origen italiano, presenta una redondez en sus hojas cuyos bordes se presentan dentados. No sobre pasa los 20 centímetros de altura. Las flores van del color azul al lila.

Carpatica

Esta es una planta perenne, ligeramente supera en tamaño a la Isophylla (unos 60 centímetros de altura), el color de sus flores pueden ser: azules, blanco o lila, y lucen excelentes en maceta o en jardín.

Pyramidalis

La campanilla piramidalis a duras penas alcanza los 30 centímetros de altura. Su flor es de color azul, cercano al lvioleta.

Persicifolia

Con sus flores azul marino, celeste o blancas (en verano), tiene la posibilidad de llegar al metro de altura, una de las especies de mayor envergadura. Sus flores, un tanto péndulas, pueden llegar a cinco centímetros de largo.

Advertencia:

La campanilla suelen ser un  atractivo culinario para las babosas, por tanto, hay que mantenerlas alejadas.

El frío es otro de los factores que puede ser perjudicial para la campanilla. En caso de que las tengas en macetas, durante los meses de invierno es conveniente ubicarlas en un lugar abrigado, al margen de las bajas temperaturas. Aquí te enseñamos cómo sembrar un jazmín

Por la facilidad y la velocidad para reproducirse, a través de fragmentos de tallo que establecen contacto con el suelo y se arraigan,  es conveniente una constante revisión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *